10 febrero 2010

Sos como otro mundo para mí, un escondite a descubrir, un lugar para querer; el mejor lugar, el que no querría reemplazar. A veces sos todos mis posibles sueños; en vos todo se puede cumplir, pero sé que si se interpusiera algo, con vos todo se pasaría. No sos ideal, sólo hay un encanto que me persigue, irracional y que me motiva. No sé dónde estás, por dónde caminás, qué mirás, qué añorás, no sé quién sos o cómo sos. Únicamente me envuelve el recuerdo increíble de haberte tenido cerca, de casi palpitar tus emociones tremendamente perceptiles y audaces, de haber sido en más de una ocasión, tu cómplice, tu rehén, tu dependiente, tu objetivo; de haber sido compañera de gestos y miradas, de haber pertenecido a tus ojos.

Y acá en la distancia sigo contemplándote con la más dulce, graciosa y auténtica ingenuidad. Mientras tanto, te vayas o yo me vaya, siempre voy a querer ser tu blanco para observar, tu oportunidad, tu refugio, tu perseverancia, tu cómplice inocente, tu posible acompañante de viajes excitantes y románticos. Y vos, para siempre en el silencio, continuarás siendo mi pasión serena por descubrirte. Es decir, creo…mi fantasía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: