19 enero 2010

Me pierdo entre las palabras de los que no ven, en esos sonidos entremezclados que parecen eternos. Me pierdo en la duda que generan. Me pierdo entre los que más gozan y desconocen. Pero yo sigo ahí, contemplando, pasiva como siempre, receptora de vulgaridades. Me hundo en la tranquilidad y en la razón; sólo estoy yo ahí, entendiéntote, escuchándolos.

Renace un límite tan dejado atrás, pero que en el día de hoy, sigue conservando y produjendo un pulso dentro mío tan invencible; como si éste quisiera recordarme de mi mortalidad ante las palabras, de mi vulnerabilidad ante los gestos y emociones crueles ajenas. Quiero detener con toda mi lógica y optimismo, esta pequeña hipertensión, pero me envuelve el recuerdo de su incapacidad de conmoción, que viene una y otra vez a apretarme la concienca y el corazón. Estoy deseando alejarme de estos seres, apartarme como si yo no existiera, como si mi existencia no haya sido real. Elijo el olvido de mi persona, antes que en vida escupan aquellas faltas, que sólo ellos perciben, que cometí.

Abrácenme con toda la piel, porque de esta manera, puedo mostrar y sé; lo que soy y lo que hago, y lo que quiero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: