Silver moon is oh, so puzzled

15 octubre 2008

Ese camino que recorrimos cómo me hubiera gustado que haya sido eterno. Cada paso que dábamos era más sufrido que el anterior. Ese silencio que decía todo. Esas miradas al vacío, al infinito, para evitar el dolor de vernos a los ojos con amor. Ese escalón pequeño que tan visitado por nosotros en noches magníficas, y que siempre nos esperaba; esta vez significaba el adiós. El fin de nuestra historia. El fin de nuestra historia de amor.

Aquella caminata corta fue la más triste; ¡maldita tú, Luna, que me mirabas y de todas maneras no me salvabas del dolor!

Ojalá pudiera sentir el calor de tu cuerpo, de tus manos, de tus mejillas, otra vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: