27 agosto 2008

Esta soledad tan conocida.

Este encierro reconfortante.

Sólo necesito que mires.

Que juegues, que brilles,

enciendas compañía.

Que rías, que recurras a mí.

Que pronuncies mi nombre,

divertida y fluida.

Dependo de esta fluidez

(de esa flexibilidad, de esa gratitud)

O sólo podré entregártelas yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: