19 junio 2008

Tu sonido indudable,

tristeza agonizante.

Ojos obstinados;

¡Pero sí, pero no!

Flexibilidad esfumante,

entonces..silencio, silencio.

Amor mío, ¿estaremos destinados

para aprender juntos?

Amor mío, ¿mi silencio aprenderá contigo?

¿Aprenderá también este destino

el sonido indudable,

repetitivo, intranquilo,

alto, cuestionable?

(Pero tuyo y mío.)

One Response to “”

  1. Axolotl Says:

    .

    Mohandas Karamchad “Mahatma” Gandhi

    .

    Si, señor.

    Paz a vos, y agregame si te apetece
    contarme un poco más.

    Pues me interesa.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: