Otro camino. ¿Lo siniestro?

10 junio 2008

El Diccionario de la Real Academia Española define el término siniestro a través de unas siete acepciones, de las cuales sólo tres pueden ser utilizadas para este tema:

2. Avieso y malintencionado.

3. Infeliz, funesto o aciago.

5. Propensión o inclinación a lo malo; resabio, vicio o dañada costumbre que tiene el hombre o la bestia. U. m. en pl.

Sin embargo, existe un contenido profundo dentro de esta palabra que va más allá de la relación con lo angustioso, funesto o maligno, y así lo manifiesta Sigmund Freud en su ensayo Lo siniestro, definiendo el término desde un punto de vista relativo a las consideraciones de orden estético: lo siniestro “sería aquella suerte de espantoso que afecta las cosas conocidas y familiares desde tiempo atrás”. En el momento de exponer el significado y la evolución del término unheimlich (siniestro), llama particularmente su atención una nota de Schelling en la que lo siniestro es definido como aquello que, debiendo permanecer oculto, secreto, se ha manifestado.

(…)

El puente entre las dos definiciones podría tratarse a través de la siguiente evolución: familiar y conocido, propio, de uno o de nosotros, que a su vez es algo personal y no conocido por otros, algo desconocido, algo incierto y misterioso. Desde ese punto no es difícil llegar a la actual concepción que se tiene tanto del término unheimlich como del de su versión castellana.

Mi profesora de literatura nos dio un ejemplo para que se entendiera mejor el concepto de siniestro: vos tenés un armario grande en tu cuarto, y tan acostumbrado estás de verlo que es como si no existiera, lo que hace que nunca sientas la necesidad de abrirlo, porque tenés asumido lo que hay dentro. A medida que pasa el tiempo y uno va madurando y creciendo el nivel de sensibilidad, te genera una extraña y novedosa inquietud aquel armario; ya no es el armario indiferente que se encontraba en un rincón de tu habitación, sino que es ese armario. Tanta curiosidad tenés, que de a poco te creás un mundo distinto (¿Distinto? ¿O será que recién nos damos cuenta de la realidad?) dentro de este objeto, un mundo fantástico y cruel. Esta ansiedad por saber qué hay dentro del armario que tan familiar creías que era, a pesar de que intuís que hay algo perverso, se llama ‘sentimiento de lo siniestro’. Y ésto no se debe a tu alrededor, ni porque los demás hayan cambiado; todo sigue igual, sólo que vos sos el que te cuestionás la rutina, y maduraste (de manera distinta a la que los demás en tu ámbito familiar hacen/hicieron.)

Lo que hay que destacar de este texto, es que uno, más allá de la educación que esté acostumbrado a ver y tener hacia uno, y también hacia los demás que lo rodean, puede dirigir sus ojos hacia otro camino mejor. Sí, mejor.

  • Para los curisosos sobre este tema, leer el posteo ‘Más allá de la forma’.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: